Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Continuar
PROYECTO PRO

¿Eres empresa?

El Proyecto PRO ha sido reconocido por el Centro Regional de Empleo de la Comunidad de Madrid, dentro de la categoría de ‘medidas alternativas’ que contempla la Ley de Integración Social del Minusválido (LISMI), por lo que cualquier empresa que quiera participar en el mismo aportando fondos, tendrá todo el reconocimiento a los efectos de cumplimiento de la legislación vigente.

Fundación Atresmedia  |  Madrid  | Actualizado el 24/09/2014 a las 13:38 horas

La Ley de Integración Social del Minusválido (LISMI)

En los últimos años se ha observado una voluntad política y social para favorecer y fomentar la integración laboral de las personas con discapacidad, que se ha concretado en la aprobación de leyes y otras medidas legislativas.

Fruto de este impulso se promulgó la Ley de Integración Social del Minusválido (LISMI), la cual supone un mayor compromiso empresarial con las personas con discapacidad.
Esta ley establece la obligación por parte de las empresas y organizaciones con más de 50 trabajadores fijos, a contar en su plantilla con un 2% de personas con discapacidad.

Las medidas alternativas
Pero la mencionada ley también establece que es posible suplir dicha obligatoriedad a través de las denominadas “medidas alternativas”, que permiten evitar una contratación directa, ofreciendo a las entidades diferentes opciones:

- Realización de un contrato mercantil o civil con un centro especial de empleo, o con un trabajador autónomo discapacitado, para el suministro de materias primas, maquinaria, bienes de equipo, o de cualquier otro tipo de bienes necesarios para el normal desarrollo de la actividad de la empresa.

- Realización de un contrato mercantil o civil con un centro especial de empleo, o con un trabajador autónomo discapacitado, para la prestación de servicios ajenos y accesorios a la actividad normal de la empresa.

- Realización de donaciones y de acciones de patrocinio, siempre de carácter monetario, para el desarrollo de actividades de inserción laboral y de creación de empleo de personas con discapacidad.

- Constitución de un enclave laboral, previa suscripción del correspondiente contrato con un centro especial de empleo.

Cerrar ventana
Cerrar ventana