Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Continuar
Una asociación conciencia sobre el verano y las lesiones medulares

"Una zambullida a los 15 años cambió mi vida para siempre"

El 6% de las lesiones medulares se producen en verano debido a lanzamientos de cabeza al agua. Por eso la Asociación de Discapacitados Físicos de Móstoles (Adisfim) quiere concienciar sobre este riesgo a través del testimonio de Carlos Martínez Nieto, una persona que se quedó tetraplégica tras lanzarse al agua desde un acantilado. "Una zambullida a los 15 años cambió mi vida para siempre", recuerda.

Una asociación conciencia sobre el verano y las lesiones medulares Una asociación conciencia sobre el verano y las lesiones medulares | Foto: Una asociación conciencia sobre el verano y las lesiones medulares

Fundación Atresmedia  |  Madrid  | Actualizado el 18/07/2016 a las 17:08 horas

“Yo medía 1’84 y pesaba 86 kilos, llegó mi turno y me tiré al agua con un ángulo más picado de lo normal. Al llegar al agua, el cuello me hizo palanca con el hombro y salí a flote boca abajo, no perdí el conocimiento pero me estaba ahogando. Mis amigos tardaron unos minutos en darse cuenta y a mí me parecieron horas. Después me sacaron, me tumbaron en la arena y la Cruz Roja llegó enseguida. Recuerdo que cuando la doctora me dijo que moviera la pierna y el brazo, yo no podía y ahí pensé que había algo que no iba bien”.

Este es el relato de cómo la vida de Carlos Martínez cambió para siempre en un instante. A partir de ahí comenzaron los médicos, la tristeza, la rehabilitación… Un proceso muy duro para un joven que un día se levantó y se dio cuenta de que todo lo que había soñado para su futuro ya nunca se iba a hacer realidad.

Desde Adisfim han querido contar su historia, porque solamente a través de la concienciación se puede lograr que estas situaciones no se repitan. Y es que, las lesiones medulares por zambullidas representan el 6% del total. Estos datos no dejan de incrementarse año tras año, en especial los hombres de una edad comprendida entre los 20 y 30 años que son los más irresponsables.

Con el objetivo de que los bañistas tengan precaución, los fisioterapeutas de Adisfim dan diversas es pautas, entre ellas:

- Es esencial conocer la profundidad de la zona.

- La mejor posición del cuerpo para zambullirse sin riesgo es con los brazos situados en prolongación del cuerpo, protegiendo de esta forma el cuello y la cabeza

- Si no hay visibilidad en el agua conviene inspeccionar previamente la zona para comprobar su profundidad y que no haya elementos sumergidos como rocas o árboles contra los que se puede impactar

- Tener en cuenta que en ríos, lagos, playas o embalses, los niveles del agua pueden variar de un día para otro debido a las mareas, aperturas o cierres

- Es recomendable no saltar de cabeza desde demasiada altura debido a que una mala técnica puede causarnos lesiones al llegar al agua.

- Por último, una vez que se produce el accidente, en el momento inicial es importante:

. No movilizar a la persona para evitar ocasionar daños más graves.

. Avisar a profesionales médicos

“Yo medía 1’84 y pesaba 86 kilos, llegó mi turno y me tiré al agua con un ángulo más picado de lo normal. Al llegar al agua, el cuello me hizo palanca con el hombro y salí a flote boca abajo, no perdí el conocimiento pero me estaba ahogando. Mis amigos tardaron unos minutos en darse cuenta y a mí me parecieron horas. Después me sacaron, me tumbaron en la arena y la Cruz Roja llegó enseguida. Recuerdo que cuando la doctora me dijo que moviera la pierna y el brazo, yo no podía y ahí pensé que había algo que no iba bien”.
Este es el relato de cómo la vida de Carlos Martínez cambió para siempre en un instante. A partir de ahí comenzaron los médicos, la tristeza, la rehabilitación… Un proceso muy duro para un joven que un día se levantó y se dio cuenta de que todo lo que había soñado para su futuro ya nunca se iba a hacer realidad.
Desde Adisfim han querido contar su historia, porque solamente a través de la concienciación se puede lograr que estas situaciones no se repitan. Y es que, las lesiones medulares por zambullidas representan el 6% del total. Estos datos no dejan de incrementarse año tras año, en especial los hombres de una edad comprendida entre los 20 y 30 años que son los más irresponsables.
Con el objetivo de que los bañistas tengan precaución, los fisioterapeutas de Adisfim dan diversas es pautas, entre ellas:
- Es esencial conocer la profundidad de la zona.
- La mejor posición del cuerpo para zambullirse sin riesgo es con los brazos situados en prolongación del cuerpo, protegiendo de esta forma el cuello y la cabeza
- Si no hay visibilidad en el agua conviene inspeccionar previamente la zona para comprobar su profundidad y que no haya elementos sumergidos como rocas o árboles contra los que se puede impactar
- Tener en cuenta que en ríos, lagos, playas o embalses, los niveles del agua pueden variar de un día para otro debido a las mareas, aperturas o cierres
- Es recomendable no saltar de cabeza desde demasiada altura debido a que una mala técnica puede causarnos lesiones al llegar al agua.
- Por último, una vez que se produce el accidente, en el momento inicial es importante:
No movilizar a la persona para evitar ocasionar daños más graves.
Avisar a profesionales médicos
PUBLICIDAD
Cerrar ventana
Cerrar ventana