Cuatro expertos en comunicación social han debatido sobre los desafíos a los que se enfrentan en su trabajo ante un nutrido grupo de alumnos del Máster Internacional en Comunicación Corporativa.

Natalia González-Valdés, directora de Comunicación Corporativa y RSC de L’Oreal España; María Cagigas, directora de Comunicación y Desarrollo de la Fundación Botín; José Luis Sánchez, director de Relaciones con los Medios de Accenture España y Fundación Accenture y Josep Alfonso Caro, director de Comunicación y RSC del Grupo AXA y director general de la Fundación AXA han explicado desde su experiencia los retos y las dificultades de comunicar las acciones sociales.

A lo largo de la jornada se ha puesto el foco en la importancia de comunicar desde “el compromiso, la transparencia y la responsabilidad”; de la necesidad de generar “sinergias de colaboración entre instituciones públicas, privadas y las propias fundaciones”; de potenciar “el valor de lo social en las empresas”, de buscar “el momento más oportuno para comunicar un proyecto” y de impulsar y mejorar la comunicación interna, “verdadero caballo de batalla de las empresas”.

Los directores han hablado también de la formación y habilidades que debe tener la persona responsable de la comunicación social y de cómo se puede construir y mejorar la reputación de las empresas. No en vano, el impacto de la labor social que se viene haciendo desde el Tercer Sector (fundaciones, asociaciones, ONGs y entidades sociales) es ingente.

Según la Plataforma del Tercer Sector, que engloba a más de 30.000 entidades, valora sus aportaciones en el 1.5% del PIB y da empleo a casi 650.000 personas. Por último, se ha puesto sobre la mesa la “casi obligación” de reforzar la relación con los medios de comunicación, considerados como “medios no como fines” y se han dado claves para hacer que los proyectos sociales sean más interesantes y, por tanto, suceptibles de ser publicados.

A este respecto, los cuatro dircom han destacado que las acciones o iniciativas deben ser “innovadoras, que apelen a las emociones, y que los mensajes tengan credibilidad”.