La COVID-19 ha puesto en jaque, a todos los niveles, el modo de vida de la sociedad. A nivel educativo, la pandemia ha supuesto el cierre de colegios y nuevas formas de aprendizaje para millones de alumnos en todo el mundo de la noche a la mañana.

En España, el modelo de formación clásico también ha sido modificado, planteándose grandes incógnitas de cara a seguir garantizando una enseñanza de calidad en nuestro país.

Para conocer mejor la opinión de aquellos que son parte fundamental del proceso educativo, el profesor Fernando Trujillo junto a un grupo de investigadores de las Universidades de Málaga y Granada, han preguntado a 5.000 docentes de todos los niveles educativos existentes para conocer su opinión y saber hacia dónde se dirige el futuro de la educación en España de cara al curso 2020-2021.

El principal motivo de discusión entre los profesionales que han participado en este estudio es el modo de reanudar las clases, a partir del mes de septiembre. La enseñanza presencial se antoja imprescindible, pero se hace muy difícil que pueda ser completa desde el primer momento. Por tanto, y en vistas de los beneficios que supone para la educación del alumno asistir a clase presencialmente, los profesores de Infantil y Primaria apuestan por una enseñanza que esté en contacto diario con los alumnos, mientras que el resto de docentes apuestan por un regreso semi-presencial.

Tal y como indican en el estudio los profesores, uno de los retos más importantes es el de reforzar las infraestructuras tanto de espacios como de recursos tecnológicos. Al 67% le preocupa la falta de portátiles, tablets y dispositivos similares en el hogar de los estudiantes, lo cual hace más profunda la carencia de oportunidades. Por otro lado, un 63% echa de menos más personal en los centros, lo cual permitiría hacer frente a los desafíos que vayan surgiendo.

Con motivo de la pandemia sanitaria, un 60% cree necesario aumentar las medidas de higiene en los centros. Otro de los temas que ha sacado a luz esta nueva normalidad, es la necesidad de poseer plataformas y estructuras online de calidad para poder ejercer el aprendizaje en línea de la mejor forma. Por ello, un 59% de los profesores señala la necesidad imperiosa de que los alumnos dispongan de las herramientas educativas anteriormente citadas.

Las medidas de distanciamiento y la motivación de los alumnos en la vuelta a clase, son dos de los retos más importantes que tendrán que afrontar los docentes para devolver a sus alumnos a la normalidad más adecuada posible cuando se puedan reanudar las clases.