Un año más, desde Fundación ATRESMEDIA queremos celebrar el Día del Maestro. Como siempre reflejamos en nuestras acciones de mejora educativa, la importancia de la educación es vital en nuestra sociedad, y el apoyo al papel docente es fundamental en el proceso de enseñanza a todos los niveles posibles.

Cada 27 de noviembre ensalzamos la figura del maestro pero, ¿cuál es la diferencia entre esta efeméride y la del Día Mundial de los Docentes del 5 de octubre? A nivel social, concebimos el concepto de maestro, docente y profesor como un ente único.

Pero, de cara a la gramática, cada término tiene sus diferencias. Maestro es un sustantivo que proviene de la palabra latina magister, un vocablo compuesto por el adverbio magis cuyo significado es “más”. Precisamente, el maestro es la persona que se dedica a compartir sus conocimientos con los otros. El origen de profesor, por su parte, es profiteri y hace referencia a disponerse a hablar en público.

Ambos son docentes, pero el paso de los años ha ido englobando a cada uno de ellos en un determinado campo del saber. Maestro/a es aquella persona que enseña a los niños y niñas las materias básicas en sus primeros años de formación. Lo que se conoce como Educación Infantil y Primaria.

Por otro lado, designamos con profesor a los docentes que se encargan de transmitir el aprendizaje en educación superior, tales como la ESO, Bachillerato o Formación Profesional.

A nivel académico, al maestro se le exige haber completado los estudios de magisterio infantil y/o primaria, mientras que al profesor está especializado en un campo muy determinado del saber, como puede ser las matemáticas, cualquier lengua, etc.

En España, esta celebración se ha establecido el 27 de noviembre en honor a San José de Calasanz, patrono de los profesores. Fue un sacerdote y pedagogo fundador de la primera escuela cristiana popular de Europa, impulsor de la Formación Profesional y considerado el estandarte de los docentes que hacen de su pasión la enseñanza.